El Índice de Necesidades Básicas Insatisfechas como expresión del rezago de los afrocolombianos

El Índice de Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI)19 ha sido ampliamente criticado por la pérdida de capacidad para discriminar la población de acuerdo con sus condiciones de pobreza y en particular en las ciudades, en las cuales los avances en infraestructura han jalonado mejoras en las condiciones de la vivienda. Pese a estas limitaciones es factible apreciar las brechas en el bienestar entre afrodescendientes y otros grupos poblacionales, partiendo de este indicador.

Al tomar el país en su conjunto el porcentaje de afrodescendientes con NBI supera la media nacional en alrededor de 10 puntos porcentuales; un NBI de 34,5% para los primeros frente a 24,4% para todo el país en ese año. Al diferenciar entre cabecera y resto la brecha es más amplia en esta última. Esto es, mientras que la medida para la población total residente en las cabeceras municipales registraba un NBI de 12,9% la correspondiente a los afrodescendientes era de 18,6%. Por otro lado, en el área rural se obtiene un NBI de 56,1% para el total de población frente a 67,2% para los afrodescendientes. En otras palabras, las brechas más grandes en bienestar entre afrocolombianos y población no étnica se dan en los centros urbanos, siendo menor en las zonas rurales donde la pobreza tiende a ser más bien pareja.